ГлавнаяПараллели ru-esСтихи русских поэтов на испанском языкеСтихотворение Н. Гумилёва «Жираф» на испанском языке

Стихотворение Николая Гумилёва «Жираф» на русском языке и в 4-х переводах на испанском языке.

Жираф

Сегодня, я вижу, особенно грустен твой взгляд,
И руки особенно тонки, колени обняв.
Послушай: далёко, далёко, на озере Чад
Изысканный бродит жираф.

Ему грациозная стройность и нега дана,
И шкуру его украшает волшебный узор,
С которым равняться осмелится только луна,
Дробясь и качаясь на влаге широких озер.

Вдали он подобен цветным парусам корабля,
И бег его плавен, как радостный птичий полет.
Я знаю, что много чудесного видит земля,
Когда на закате он прячется в мраморный грот.

Я знаю веселые сказки таинственных стран
Про черную деву, про страсть молодого вождя,
Но ты слишком долго вдыхала тяжелый туман,
Ты верить не хочешь во что-нибудь, кроме дождя.

И как я тебе расскажу про тропический сад,
Про стройные пальмы, про запах немыслимых трав…
Ты плачешь? Послушай… далёко, на озере Чад
Изысканный бродит жираф.

Николай Гумилёв (1886-1921)

La Jirafa

Hoy veo tu mirada más triste que otras veces,
En torno a las rodillas más finas están tus manos.
Escucha: lejos, muy lejos, por el lago Chad,
Deambula una jirafa exquisita.

Les son dados deleite y grácil armonía
Y decora su piel un mágico arabesco,
El cual sólo la luna, quebrada y oscilante
En los inmensos lagos, se atreve a emular.

Las velas policromas de los barcos, parece desde lejos;
Como un volar de pájaros alegre, es leve su carrera.
Oh cuántas maravillas ve la tierra cuando, al caer la tarde,
En su marmórea gruta se oculta la jirafa.

Conozco cuentos alegres de tierras misteriosas,
De la doncella negra, pasión del joven jefe,
Mas tanto has respirado la pesada niebla,
Que no quieres creer ya sino en la lluvia.

¿Cómo podré contarte lo del jardín ardiente,
Las gráciles palmeras, las hierbas impensables…?
¿Lloras? Escucha: lejos, muy lejos, por el lago Chad,
Deambula una jirafa exquisita.

Nikolai Gumiliov
Traducción: Amaya Lacasa, Rafel Ruiz de la Cuesta

Jirafa

Hoy he visto muy triste tu mirada.
Tus brazos tan delgados abrazando
con pena tus rodillas. ¡Pero escucha!
En Chad, una jirafa junto al lago

camina su indolente, esbelta, gracia.
Recama su vestido con brocados,
que sólo se comparan con la luna,
quebrada en los esteros y flotando.

De lejos son veleros luminosos,
galopan en la brisa y como pájaros.
Se esconden al crepúsculo prodigios
en grutas excavadas en el mármol…

Te cuento las historias de esas tierras,
de una negra princesa y de su amado.
Mas tú ya has respirado mucha niebla
y crees en la lluvia solamente.

Te cuento de las palmas cimbreantes,
te cuento de mil árboles extraños…
¿Acaso estás llorando? ¡Pero escucha!
En Chad, una jirafa junto al lago…
Nikolai Gumiliov
Traducción:
Luis Gomez de Aranda, Елена Курченко

Jirafa

Hoy descubro que tienes una mirada triste,
Una particular finura de los brazos que rodean tus rodillas.
Pero escucha: muy lejos, allá en el lago Chad,
Se pasea con gracia una jirafa.

Ostenta, elegante, su tierna delgadez
Y adorna su piel un mágico trazado,
Al que solo la luna se atreve a compararse
Cuando, quebrada, flota sobre los grandes lagos.

A lo lejos semeja las velas de una nave,
Y su carrera fluye como el risueño vuelo de los pájaros;
Sé que la tierra la contempla asombrada
Cuando al anochecer se esconde en su gruta de mármol.

Conozco las leyendas de misteriosos pueblos:
La de una virgen negra, la del guerrero amante.
Pero hace mucho tiempo respiras en la bruma,
Y no quieres creer sino en la lluvia fría.

Entonces ¿cómo hablarte de un jardín tropical,
De las esbeltas palmas, del aroma de plantas ignotas…?
¿Lloras? Escucha: muy lejos, allá en el lago Chad
Se pasea con gracia una jirafa.

Nikolai Gumiliov
Traducción: Ernesto Hernández Busto, José Manuel Prieto

La Jirafa

Hoy veo tristeza en tus ojos, un brillo especial,
tu brazo especialmente fino al asir las rodillas.
Escucha: muy lejos, muy lejos, a orillas del Chad
hay una jirafa de gracia exquisita.

Su cuerpo posee garbosa esbeltez y dulzura,
y lleva pintada la piel de arabesco embrujado;
con ella podría igualarse tan sólo la luna
que oscila y se quiebra en las aguas extensas del lago.

Si miras de lejos, parece un vistoso velero,
de cerca, si corre, es el vuelo ligero de un pájaro.
Yo sé que la tierra contempla un sinfín de portentos
cuando ella se esconde, al ocaso, en su cueva de mármol.

Conozco los cuentos alegres de extraños países,
del joven guerrero y la chica, de amor y de furia…
pero con el tiempo te has hecho a una densa calígine:
no es fácil que creas en nada, si no es en la lluvia.

Y ¿cómo podría contarte un jardín tropical,
la palma sutil, el olor de una flor nunca vista?
No llores, escucha… muy lejos, a orillas del Chad,
hay una jirafa de gracia exquisita.

Nikolai Gumiliov
Traducción: Ксения Дьяконова, José Mateo




Стихотворение на русском языке читает Алла Демидова:
 

Эта запись защищена паролем. Введите пароль, чтобы посмотреть комментарии.